22 febrero 2017

Educación en España: último informe

La calidad del profesorado repercute en el rendimiento de sus alumnos, según el estudio de la Fundación Ramón Areces y la Fundación Europea Sociedad y Educación. (El Mundo 23.02.2017)

Los economistas Jorge Calero y J. Oriol Escardíbul han medido los resultados en 2011 de los alumnos españoles de 4º de Primaria (9-10 años). Tener un maestro de elevada calidad, da al estudiante un incremento de 30 puntos: justo nuestra diferencia con Holanda (de los 10 mejores en Europa). Son los datos del PIRLS: comprensión lectora, según la IEA-Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo.

Concluyen que "los mejores profesores están en los centros privados y donde las familias tienen mayor nivel sociocultural. Hay más probabilidad de encontrar un profesor mejor en la privada que en la pública".

Si los maestros de la privada están peor pagados y no han pasado por oposición, ¿por qué son mejores? Porque "los centros privados pueden seleccionar sus plantillas y sus alumnos, y hay algunos centros privados donde los maestros prefieren ir con independencia de su salario. Aceptan condiciones salariales peores a cambio de alumnos con un nivel sociocultural y socioeconómico más alto".

Para arreglarlo, hay que dar "mayor eficacia potencial en el sector público: mejorar la calidad del profesorado en los centros donde los usuarios provienen de familias con menos recursos, y que se facilite la presencia de los mejores en esos centros. Que los mejores profesores estén en los centros con más dificultad".

¿Qué afecta a la calidad del profesor? "No parece afectar en principio" el número de alumnos por aula, ni tampoco la edad, ni que posea máster o doctorado. Sí destaca el impacto positivo del nivel de conocimientos del profesorado y de su experiencia docente, así como los incentivos salariales.