19 diciembre 2009

¿Con tipómetro?

"Damos todavía el tipómetro, que no se usa desde el siglo pasado". "Los profesores de Periodismo son unos analfabetos tecnológicos". Tomado de Periodista Digital (Stefan Nikolaev, 19/12/09).

Cae drásticamente el número de jóvenes que quieren estudiar la carrera, que consideran una fábrica de parados. Los actuales cambios dentro de los medios de comunicación no pasan desapercibidos para los alumnos. Están preocupados porque no se sienten preparados para los desafíos de las nuevas tecnologías en el periodismo.

La carrera de Periodismo se ha quedado obsoleta. Los alumnos denuncian un profesorado anticuado, pocas prácticas y clases "que no sirven para nada". Se sienten desmotivados ante el panorama al que se tienen que enfrentar. Especialmente aquellos que estudian en la que fuera la primera Facultad de Periodismo en España de la Universidad Complutense de Madrid.

“Me lleve una decepción cuando entré en Periodismo. Cuando empiezas la carrera te esperas una cosa y a medida que pasan los años te das cuenta de que es otra totalmente distinta. Esperaba más prácticas. Se ofrece muchísima teoría, pero nada de práctica y al llegar a una redacción de verdad te encuentras con que no sabes hacer nada. Hay muchos profesores que están totalmente anticuados. Como por ejemplo hay algunos que todavía enseñan el tipómetro, cuando hace décadas que dejo de tener uso práctico. Cuando acabe la carrera lo que me espero es engrosar las listas del paro” (Fernando Sánchez, 22 años).

"Se estudian muchos modelos de comunicación antiguos, desfasados. Carrera desfasada y poco práctica. El periodismo es un estudio en continúo cambio y muchos profesores no se saben adaptar. Siempre hay excepciones, pero muchos no se implican lo suficiente. La fama de nuestra facultad es que es un centro de dinosaurios. La herramientas tecnológicas están al alcance de la mano de los profesores. La Universidad Complutense cuenta un ordenador por aula, Wi-Fi en toda la Facultad de Ciencias de la Información y proyectores para presentaciones. Sin embargo, pocos los usan" (Javier Gutiérrez, 21 años).

21 comentarios:

Rober dijo...

Como estoy totalmente de acuerdo con el artículo voy a ir un poco más allá. Está fenomenal que surgan este tipo de debates pero no sirven para nada. Los políticos controlan y se sirven de la comunicación a sus anchas y quieren personas de confianza que escriban y enseñan sus ideas partidistas al pueblo. Les da igual si son Licenciados en Periodismo o no. No tenemos unidad en la profesión ni está regulada y no hay nadie que haga nada. La FAPE se vende al Gobierno y disfruta de sus sueldos apoltronados en sus sillones. No hace nada por los jóvenes periodistas en paro. Me da envidia ver a los taxistas unidos en Madrid luchando por sus derechos respecto a la Ley Ómnibus. ¿Cuándo hubo una manifestación realmente reivindicativa por nuestra profesión? Nunca. No puedo citar su nombre, pero os digo lo que me dijo: "Roberto, ¿sabéis lo que tenéis que hacer para regular la profesión y que os haga caso el Gobierno?: Quemar la Facultad.

P.D: Con mi comentario no quiero incitar a ningún acto de violencia. Es una reflexión aunque triste pero cierta.

Carlos Sentís dijo...

Totalmente de acuerdo. Es una lástima, pero cada uno debe buscarse la vida por su cuenta. Todos estamos en la universidad por tener el título, y si de verdad queremos saber algo, hablar otro idioma, aprender a escribir o conocer el mundo en que vivimos, tenemos que ser nosotros, porque la Universidad no nos ayuda en nuestra formación. Creo, como muchos, que hay asignaturas obligatorias que deberían ser optativas, que muchas optativas que deberían ser obligatorias y que nos tendrían que exigir a todos un mínimo de idomas. De cualquier modo, y aprovecho para hacerle la pelota a Pedro, la universidad sería mucho mejor si los profesores, como él hace, te enseñaran la importancia de aprender, de saber hacer, de conocer gente, de perder el miedo y de aprovechar el tiempo. Yo voy haciendo mi camino lo mejor que puedo, pero puedo asegurar que la universidad (periodismo en la ucm) es una total y absoluta pérdida de tiempo.

GNaya dijo...

Desde luego, toda la razón. Creo que los estudiantes de periodismo que no lo crean así se pueden contar con los dedos de la mano -por lo menos en la Complu, para hablar con conocimiento de causa-. Yo sufrí el tipómetro de primera mano, me pareció ridículo. Excepciones en el profesorado también hay, claro. Este año me gustó tanto que repito la misma asignatura, pero se utiliza InDesign, Photoshop e Illustrator. Vaya cambio, ¿no?

Barbara dijo...

No puedo estar más de acuerdo. Yo he pasado por tres universidades distintas, en segundo de carrera hay una pequeña esperanza con las prácticas de radio, televisión y fotografía, sobre todo si estas en una universidad con muchos medios técnicos. Pero yo en tercero quería dejarla carrera porque sentía que al final del camino me tengo que formar en mi casa y nutrirme de lo que de verdad me va a hacer falta para trabajar. Llevo 3 años desmotivada, viendo como mis amigos licenciados son becarios eternos, como cualquier persona puede escribir en un periódico, nadie pregunta si tienes un título y cada día tengo más ganas de dejar de insistir en algo que están frenando desde fuera.
Para colmo en el periodismo no hay unidad, es competitividad pura y dura, hay que aprender a decir lo justo y reservarse ases es la manga. Me destroza darme cuenta de estas cosas.
El sueño de la objetividad, la reivindicación y el control del abuso de poder no existen, y no existen desde que empecé la carrera, y nos meten mensajes idílicos y utópicos para darnos luego el gran golpe.
Y yo tuve que comprar un tipómetro para no sacarlo nunca de su estuche, y ahora lo vendo, pero vaya, si nadie usa de eso...
Lamentable.
Casi prefiero ser Belén Esteban, muy barriobajera, sí, pero así al menos podré alimentar a mis hijos.

Javier Camacho dijo...

Así es. Perdemos el tiempo literalmente con asignaturas que nos explican cómo se utiliza el dichoso tipómetro, o las batallas históricas entre los bibliotecarios y los documentalistas. Esta última es una asignatura entera de primero. Una ridícula lucha para demostrar qué profesión es la que merece mayor reconocimiento. Sin embargo no tenemos inglés, que es de lo primero que nos van a exigir para entrar en un medio de comunicación. Y asignaturas como técnicas del reportaje o la entrevista no son obligatorias. Así que si queréis aprender, no contéis con esta facultad. Aquí sólo conseguireis un título.¡Estupendo! ¡Bienvenidos a la facultad de la idiotización!

Laura dijo...

El tipómetro se me ha quedado en el cajón para dibujar líneas bien rectas. En la facultad lo que hace falta es una limpieza de profesorado. Me he pasado más de 2 años escuchando la vida y obra de un montón de ellos. Mi solución fue buscarme la vida fuera, con prácticas en empresas desde 2º curso. La gente que no lo hace llega a 5º y cuando entra a trabajar no sabe ni empezar un texto. Es deprimente.

La facultad de periodismo de Palma (privada y religiosa) tiene medios por un tubo y no deja de incluir asignaturas absurdas. Los hay que aprovechan cualquier oportunidad y los que pasan por la facultad como por un campamento de verano. (Laura, 24 años)

Saryn dijo...

Yo no puedo ser tan radical y decir que hay cosas en la facultad que son inútiles, soy bastante optimista en ese sentido y pienso que siempre se puede sacar algo bueno de casi todo. No me parece mal que el tipómetro persista en la facultad, lo que realmente me parece mal es que al dedicarle tanto tiempo, le estemos quitando atención a otras cosas que también son útiles y que sí, son con las que realmente nos encontraremos al salir de la facultad. No estoy a favor de una facultad de enseñanza más práctica, me decanto más bien por una enseñanza COMPLETA.

RominaGHidalgoM dijo...

Periodismo debería ser una carrera donde pudiéramos aprender cómo informar en los distintos formatos. Por lo que deberíamos tener más horas de redacción que de teorías de sociólogos, más horas de montaje multimedia, más horas de conferencias y ruedas de prensa donde pudiésemos prcticar. Y todo esto en los tres primeros años. Después la especialización: dos años de lo que más nos guste (Crítica literaria, Información Medio Ambiental, Periodismo deportivo, Crítica de cine, Información turística y de ocio, etc.) ¿Cómo? con optativas que pudiésemos elegir sin tener en cuenta que ya está completa, que el profesor es horrible o que el horario no cuadra con nuestras clases.
Ahora lo que sucede con las optativas es que no las puedes utilizar para especializarte porque cuesta coger la que quieres, ya que las preferidas se llenan y ya no hay plazas y así la gente va eligiendo lo que puede.
Por otra parte, tenemos una asignatura llamada "periodismo especializado" donde algunos profesores no enseñan todas las especializaciones que hay sino que cuentan un rollo que nada tiene que ver.
¿Cómo cambiar este panorama? ¿Plan Bolonia? Lo que se pretende con él está bien pero no hay ni aulas ni dinero suficiente para llevarlo a cabo.. ya veremos...

Javier Camacho dijo...

El periodismo es práctica. Mejor enseñar poco, útil y bien enseñado que intentar enseñar mucho e inútil. Saber manejar el tipómetro es inutil en la Europa del siglo XXI. Salvo que no encuentres mejor manera de divertirte que maquetando tus apuntes a mano. Otra cosa inútil en nuestra facultad es intentar escuchar al señor Felicísimo. Bueno, miento. Quizá si le ríes todas sus gracias y no sacas la lengua de su culo en todo el año, logres aprobar. ¿Exámenes de 6 horas? Es un insulto. Un abuso.
Un saludo.

Alberto S. dijo...

Estoy de acuerdo con el artículo, porque uno cuando aterriza en la facultad espera que le enseñen estilos de comunicación, a trabajar con la presión y celeridad que requiere la profesión y la actualidad, a organizar los datos, a buscar sus fuentes propias y saber reconocer una fidedigna de una que no lo es...y nos encontramos en 4º de carrera en Tecnología de la Información hablando del tipómetro, tipos de letras, y no de como usar el Photoshop, Adobe o Wordpress. Nuestra profesión requiere métodos de enseñanza y programas más ajustados a la realidad, y que estemos preparados para dar el salto de la facultad al trabajo, no que tengamos que ser nosotros mismos los que nos enseñemos a nosotros mismos lo que creemos que es necesario saber. Y es tan habitual ver como una asignatura como comunicación audiovisual te enseñan a manejarte en un estudio de radio y tv (lo mínimo y básico, pero lo importante al final), mientras otro profesor d es asignatura te habla del obturador, de cámaras de fotografía, de l cantidad de luz y de cosas teóricas que a mí, cuando quiera escribir un artículo, o realizar una entrevista en radio, no me van a ayudar nada.

Sr. Nublado dijo...

Es cierto, hay mucho métodos anticuados y clases que son una pérdida de tiempo. Y también creo que lo es el hecho de que gran parte de nuestra preparación corre por nuestra cuenta. Ante esto, optimismo y creatividad. Desde nuestra posición es lo mejor que podemos hacer. Mantengo la esperanza al ver que existen profesores muy válidos, adaptados a estos tiempos y aprovechando los pocos medios existentes.

Ójala fueran así la mayoría.

Javier Camacho dijo...

El periodismo es práctica. Mejor enseñar poco, útil y bien enseñado que intentar enseñar mucho e inútil. Saber manejar el tipómetro es inutil en la Europa del siglo XXI. Salvo que no encuentres mejor manera de divertirte que maquetando tus apuntes a mano. Otra cosa inútil en nuestra facultad es intentar escuchar al señor Felicísimo. Bueno, miento. Quizá si le ríes todas sus gracias y le peloteas lo suficiente durante todo el curso logras aprobar. ¿Exámenes de 6 horas? Es un insulto. Un abuso.

Saryn dijo...

Está claro, yo no concibo un periodismo sin prácticas, pero me parece más surrealista un periodista que no sepa tratar la información, acudir a las fuentes o algo todavía más básico: saber escribir sin faltas de ortografía.

Marina Lacalle dijo...

Pasé por la Facultad hace años...en su día me pareció que no servía para nada...pero con la distancia de los años y la experiencia profesional puedo decir que ahor mismo la Universidad es un mal híbrido entre el lo teórico y lo práctico. Sé que es impopular, pero que la Universidad enseñe a pensar, en este caso, a pensar como profesionales de la Comunicación (por cierto, Felicísimo de eso sabe mucho, lo cuenta muy bien y es de los pocos que se preocupan por enseñar a los alumnos...hay que ponerle esfuerzo, sí). Lo que hay que exigir a la Universidad son buenos convenios con empresas donde se os enseñe a trabajar, donde no se os tome el pelo y
a) hagáis un trabajo mecánico que nada tiene que ver con lo vuestro (hacer fotocopias)
b) que no sirva para cubrir bajas de profesionales a bajo coste (o coste cero).
Y que en cada lugar se enseñe lo suyo. Un periodista no puede renunciar a los conocimientos que se imparten en la Facultad, pero tampoco puede renunciar a la práctica profesional que única y exclusivamente se aprende TRABAJANDO, en tiempo real, con las herramientas reales y rodeado de profesionales, que son los que saben cómo resolver cada situación que se os dé.
Así que, ya que la Universidad no os las va a buscar, preocuparos por pasar por redacciones donde os den la oportunidad de probar, aprender, equivocaros. Id con los ojos bien abiertos.

José Luis Vidal dijo...

Bien dicho Stef...
La diferencia estriba en como sepas aprovechar tu tiempo, que tu facultad esté anticuada no significa que no puedas crecer y desarrollarte... Si alguien entró en esta facultad pensando que con tener la titulación (improductiva en su 80%) estaría preparado para enfrentarse al mundo laboral, ya es hora de que se de cuenta de que así no es.

Víles dijo...

Si estáis de acuerdo en que pasar por la Facultad es inútil, declaráis que os vais a pasar cinco años perdiendo el tiempo porque os apetece. Lo digo porque he pasado cuatro pensando lo mismo y al plantearme marchar decidí quedarme. Por algo será, no critiquéis vuestros actos porque es dejaros en ridículo. El debate no es nuevo y basta un cuatrimestre para darte cuenta, o preguntar a cualquiera. Estamos aquí porque queremos. Es triste, pero es.

Javier Camacho dijo...

Aquí no hay nada triste campeón. Si estoy aquí es porque vivimos en un país de titulitos. No porque piense que vaya a aprender algo útil. Nunca se me ha pasado por la cabeza la idea que a ti te ha atormentado durante cuatro años. No soy pesimista. Es lo que es. A disfrutar de la etapa universitaria y a crecer por nosotros mismos, como dice el señor nublado, de eso se trata. Eso no quiere decir no reconozca todo lo que le debo a Pedro, a Ángel Rubio, a la señora Fagoaga o a la asignatura de Técnicas del reportaje. Pero con mayor implicación por parte de nuestra universidad sería todo más fácil, y sobre todo estaríamos invirtiendo bien esos mil euros anuales que nos cuesta a algunos la matrícula. Sólo estamos comprando un título. He publicado reportajes y artículos en revistas y periódicos de prestigio, pero en la universidad no he aprendido nada de periodismo. Abrir los ojos porque no en todos los sitios es así.

Pablo Cantó dijo...

Bueno, vamos a poner la nota discordante en el asunto:

Como bien habéis apuntado tal y como está la cosa en nuestra Facultad donde se aprende realmente el oficio es fuera, en el trabajo o en las prácticas, pero ¿qué tiene eso de malo? Yo veo la Facultad como un sitio donde cultivarme, conseguir conocimientos que después trabajando no voy a adquirir. ¿En qué medio os van a enseñar Historia del Periodismo? ¿Y Empresa Informativa? Me duele pensar que algunos están en la Facultad sólo por el título, ¿qué fue de la frase "el saber no ocupa lugar"? Para aprender un oficio ya está FP, nosotros no estamos aquí para eso.
Lo mejor es cómo se ceba la gente con Tecnología de la Información, la del dichoso tipómetro. Vale, el tipómetro puede ser inútil, y sin embargo creo que en esa asignatura es en la que este año, hasta la fecha, más cosas útiles he aprendido. A mí se me cae la cara de vergüenza cuando voy a un congreso o seminario y un catedrático me pone una presentación en comic sans, con las letras amarillas y el fondo marrón (sí, eso lo he visto). No sólo hemos visto el tipómetro, también hemos visto la historia y uso de distintas fuentes, la teoría del color...
Como dice Sr.Nublado, hay que quedarse con lo positivo de todo, y creo que nadie se da cuenta de que en la Facultad se aprende mucho, que salimos con un conocimiento del mundo que nos rodea que pocas o ninguna licenciatura pueden igualar, y que eso es para toda la vida.
A lo mejor tengo una visión demasiado romántica de la Universidad, pero así es como yo lo veo. Ya tendremos tiempo de aprender el oficio mientras nos explotan en un trabajo de mala muerte, no os preocupéis por eso.

Pedro García-Alonso dijo...

Desde luego la carrera de periodismo es una vergüenza. Ese es el sentir general de todos los alumnos que la cursan. Te queda una sensación terrible de haber perdido el tiempo y francamente por muchos profesores que lo nieguen la teoría se olvida prácticamente a la hora después de hacer el examen. Tienes una idea de todo pero realmente no se sabe de nada. En un mundo que rige y marca cada vez mas la especialización. La carrera tendría que ser un 70% practicas un 30% teoría y no un 100% teoría como ocurre en la Complutense. Mi pregunta es: ¿cuando van a cambiar los planes de estudio? Porque no convocan a los alumnos para que ellos ayuden a elaborar un eficaz plan de estudio porque que mejor que nosotros para saber lo que le hace falta y lo que no a la carrera. Un Saludo. MARTA

Almudena dijo...

Buenos días:

Yo pertenezco a la primera promoción de la licenciatura conjunta de Periodismo- Comunicación Audiovisual de la Universidad Carlos III.
El plan de estudios fue bastante práctico, las exigencias y la satisfacción durante cuatro de los cinco cursos bastantes altas, pero el resultado, una catástrofe: creo que no hay más de 7/35 compañeros de mi promoción CONTRATADOS como periodistas o en un medio audiovisual.
Todos sabemos de la falta de regulación profesional y de la precarización extrema a través de becas y salarios ínfimos pero, ¿qué coño estamos haciendo? ¿Alguien me quiere explicar porque cada año siguen saliendo de las facultades 3.000 licenciados? ¿Y por qué hay periodistas que no sólo no se jubilan, sino que se pluriemplean? ¿Y por qué hay 4 entronados que nunca moverán su culo del poder y ganan un millón de euros al año en programas informativos (no hablo de la industria del entretenimiento)? ¿Y por qué no tenemos un colegio oficial de periodistas en Madrid y, más aun, nacional? ¿Me tengo que fiar de la Asociación de la Prensa que, a simple vista, parece un sarao montado por Urbaneja y unos amiguitos a los que concede premios?
POR FAVOR, un poquito más de transparencia!!De verdad que me encantaría encontrar a más gente que estuviera interesada en manifestarse, en gritar que esta profesión es un completo mamoneo y lo seguirá siendo si no hacemos nada los jóvenes.
¿Tenéis idea de cómo nos podemos hacer oir? Aunque las cosas no vayan a cambiar de la noche a la mañana, me gustaría contribuir a que nos podamos movilizar y, al menos, a que los que decidan matricularse en Periodismo sepan realmente a lo que se van a enfrentar.
Todos sabíamos que era complicado situarse, pero a día de hoy lo veo poco menos que imposible. Ah, y meritocracia,0.
Si tenéis idea de dónde acudir lo agradecería, estoy hasta las narices de oir la frase de que "el periodista es la persona que cuenta lo que le ocurre a las otras personas"...¿Y lo que nos ocurre a nosotros?
No hay unión porque no interesa: porque hay cuatro chupópteros y sus amiguitos que manejan el cotarro y nos dejan al resto un panorama muy oscuro: un verdadera injusticia que debería denunciar un periodista responsable, ¿no?
Perdonad mi indignación, pero estoy a un paso de mandarlo todo a la mierda y me jode no poder hacer nada y no tener recursos.
Un saludo

Marei dijo...

Acabé la carrera de periodismo hace diez años en la Universidad Pontificia de Salamanca (94-99). Y las quejas que leo aquí las escuché en mis años de estudiante y en los de ejercicio profesional.

Durante un par de años, tuve que acudir a clase de redacción con la máquina de escribir, y los grupos en radio y tele eran de entre 8 y10 personas.

Nada de esto fue impedimento para que aprendiera a enfrentarme a una cámara narrando una entradilla para dar paso a una pieza -más mal que bien porque en ello iban mis habilidades, no la calidad de los equipos; ni para que fuera capaz de mantener al entrevistado al teléfono hasta que llegara el momento de entrar en antena.

Y gracias a las enseñanzas de los dos profesores de redacción que tuve, jamás he escrito ni he dejado que saliera publicado en los artículos que han pasado por mis manos como editora términos como "en olor de multitudes", ni títulos aristocráticos en caja alta...

En la carrera de periodismo no enseñan a ser Matías Prat, ni Oprah Winfre. Pero tampoco en Medicina enseñan a ser House ni Pedro Cavadas.
Se ofrecen una serie de conocimientos prácticos y teóricos, de mayor o menor calidad, de mayor o menor funcionalidad -¿alguien recuerda en qué año se fundo La gaceta de Madrid?. Pero hay que tener actitud y disponibilidad para filtrarlos, quedarse con lo que interesa, y a partir de esa base, seguir formándose para ser lo que uno pretenda ser.
Con tipómetro o con Indesign.

María García Muriel